info@inrobics.com
iomt

Los avances tecnológicos han tenido un impacto significativo en diversos sectores, y la medicina no es una excepción. En esta era digital, una de las innovaciones más prometedoras es el Internet de las Cosas Médicas –IoMT, por sus siglas en inglés– una interconexión de dispositivos médicos y sistemas de información mediante Internet.

El IoMT tiene como objetivo principal mejorar la atención médica, permitiendo la recopilación y el intercambio de datos en tiempo real y a distancia. Esta capacidad permite tomar decisiones oportunas y más informadas, así como brindar un cuidado más eficiente a los pacientes.

¿Qué es el IoMT?

El IoMT consiste en la implementación de la tecnología de Internet de las Cosas (IoT) en el sector salud. En este sentido, el IoMT tiene base en la integración de dispositivos médicos, sensores, software y redes de comunicación para crear un ecosistema conectado en el campo de la salud. Estos dispositivos pueden variar desde monitores de salud portátiles, dispositivos de seguimiento de actividad física, hasta implantes médicos inteligentes. Todos estos elementos están diseñados para capturar datos médicos relevantes, como signos vitales, niveles de glucosa, actividad física y patrones de sueño, entre otros. Estos son transmitidos mediante Internet a los profesionales de la salud, permitiéndoles supervisar y tomar decisiones basadas en información en tiempo real.

Asimismo, gracias al IoMT es factible registrar y almacenar en la nube la historia clínica de cada paciente, con el objetivo de proporcionar atención médica y efectuar un seguimiento de su caso a distancia.

Precisamente, uno de los propósitos de esta conexión entre dispositivos es mejorar la atención a los pacientes y disminuir los márgenes de error durante cirugías. Por otro lado, pretende fortalecer la efectividad de los tratamientos, optimizar la operatividad y aumentar la eficacia de los centros de salud públicos y privados.

Principales tipos de dispositivos IoMT

En función de lo anterior, están en uso y siguen desarrollándose diversos dispositivos IoMT incluidos en una amplia diversidad de categorías. Entre ellas:

  • Dispositivos portátiles de consumo. En concreto, hablamos de dispositivos wearables inteligentes como los monitores de presión sanguínea y de niveles de glucosa. Igualmente, incluye la monitorización ECG de los Apple Watch para detectar ritmos cardíacos anormales y suministrar lecturas tipo electrocardiograma. Otro tanto ocurre con los Fitbit de Google que incluyen un sensor óptico de frecuencia cardiaca por fotopletismografía (PPG) que registra lecturas del ritmo cardiaco, detecta irregularidades y las notifica automáticamente al usuario.
  • Portátiles de uso médico. Se trata de productos regulados de nivel clínico empleados bajo monitorización del médico. En este grupo, encontramos los dispositivos diseñados para tratamientos del dolor, mejora del rendimiento físico y para solucionar otros problemas de salud.
  • Dispositivos de monitorización remota de pacientes (RPM). Son sistemas que apoyan la gestión de enfermedades crónicas, habitualmente dispuestos en el domicilio de los pacientes que reciben tratamientos de larga duración.
  • Sistemas personales de respuesta a emergencias (PERS). Estos son dispositivos portátiles utilizados por pacientes, en su mayoría adultos mayores que emiten alertas a un familiar o cuidador en caso de emergencia. De esta forma, es posible enviar ayuda especializada al lugar donde ocurre el incidente.
  • Píldoras inteligentes. Ciertamente, es una categoría emergente de dispositivos que el paciente puede ingerir y que transmiten de forma inalámbrica datos sobre su estado interno a los médicos tratantes.
  • Dispositivos de punto de atención y quioscos. En esta categoría, encontramos dispositivos móviles, desde ecógrafos a medidores de glucosa en sangre. Mediante los mismos es factible obtener información diagnóstica y otros datos sanitarios en plena consulta médica o sobre el terreno- sin requerir un laboratorio completo.

Otras herramientas

  • Monitores en la clínica. Son equipos similares a los dispositivos en el punto de atención. Pero, a diferencia de estos, pueden gestionarse a distancia, sin necesitar la presencia de un profesional experto en el sitio.
  • Dispositivos intrahospitalarios. Dentro de este segmento, tenemos máquinas de resonancia magnética, usadas para el seguimiento de los activos hospitalarios y controlar el flujo de pacientes. Y también para monitorizar el inventario de productos farmacéuticos e instrumental y gestionar otros recursos.

Algunos ejemplos destacados de IoMT en medicina

A continuación, describiremos brevemente algunos ejemplos relevantes de aplicación actual y reciente del IoMT:

Tratamiento de enfermedades respiratorias

En este caso, la aplicación del IoMT está impulsando el diseño y desarrollo de dispositivos especializados en terapias para pacientes con patologías pulmonares como el asma. En este ámbito, destacaremos los inhaladores inteligentes “Respiro” creados por la empresa Amiko. Los mismos cuentan con sensores basados en Inteligencia Artificial (IA) e IoMT capaces de captar información clínica sobre los pacientes. Con tales datos, es posible analizar la respuesta del individuo a las terapias respiratorias y la influencia de estas.

Por otro lado, está ADAMM, la plataforma de monitorización respiratoria virtual para pacientes con asma o enfermedad pulmonar oclusiva crónica (EPOC). Este recurso, desarrollado por Health Care Originals, es capaz generar una alerta mediante una vibración cuando los sensores y el sistema inteligente detectan incrementos significativos en las posibilidades de un ataque de asma. Aparte de eso, dicho sistema de monitorización envía un mensaje de alerta al médico tratante para que realice un seguimiento del caso.

Enfermería

Como era de esperar, se han desarrollado soluciones de Internet de las Cosas Médicas para los cuidados básicos de enfermería. Por ejemplo, existe Push&Protect, un producto de la compañía myDevices, que consiste en un botón de pánico instalable en las camas de clínicas y hospitales. En el momento de ser presionado por el paciente, el sistema envía inmediatamente un mensaje al dispositivo móvil de la enfermera encargada.

Intervenciones quirúrgicas

En febrero de 2019, tuvo lugar un hito destacable en el desarrollo del Internet de las Cosas Médicas: la primera cirugía teleasistida empleando IoMT y tecnología de conexión 5G en quirófano. Esta operación se llevó a cabo en el Hospital Clínic de Barcelona, en el marco del Mobile World Congress. Esta fue dirigida por un equipo médico que lideró el Dr. Antonio de Lacy, desde la sede del MWC. A los efectos, toda la información visual desde el quirófano fue transmitida en streaming por la solución Telestration de AIS Channel. Esta última es una plataforma online líder global en educación médica y pionera en teleformación de cirujanos.

Importancia actual del Internet de las Cosas Médicas

Al día de hoy, la importancia del Internet en la medicina radica en su capacidad para mejorar la atención médica de diversas maneras. En primer lugar, el IoMT permite la monitorización remota de pacientes. Esto es especialmente beneficioso para aquellos con enfermedades crónicas o que requieren un seguimiento constante. En tal sentido, los médicos pueden recibir datos actualizados sobre la condición de los pacientes y ajustar los tratamientos en consecuencia. Tal posibilidad facilita una mejora sustancial de la calidad de vida y previene complicaciones.

Además, el IoMT facilita el intercambio rápido y seguro de información médica entre diferentes profesionales de la salud. Con ello, mejora la colaboración y la toma de decisiones conjuntas. Los historiales médicos electrónicos y la disponibilidad de datos en tiempo real permiten un diagnóstico más preciso y una atención más personalizada.

Como dijimos, el IoMT ayuda a mejorar la operatividad de los centros de atención sanitaria, permitiendo a proveedores y administradores un control más sencillo y centralizado de sus instalaciones. Desde esta perspectiva, los dispositivos con esta tecnología pueden proporcionar mayor visibilidad del entorno y suministrar a los médicos nuevas tecnologías como ayudas quirúrgicas robóticas y sistemas de imagen digital de alta resolución.

Perspectivas del IoMT

Sin duda, el IoMT es un conjunto de tecnologías en plena transformación. Evidentemente, estos dispositivos ya están cambiando considerablemente los paradigmas de la asistencia sanitaria. Por tanto, no es ilusorio imaginar un futuro en el que las personas dispongan de dispositivos portátiles para controlar sus constantes vitales. Y que estos alerten a los especialistas de cualquier anomalía. Más aún, tales unidades podrían evolucionar para convertirse en instrumentos predictivos, empleando IA y aprendizaje automático para identificar cambios en las señales biológicas. De este modo, podrán predecir eventuales problemas en el futuro.

Más adelante, y en la medida que avancen las tecnologías IoMT, los médicos podrán cambiar paulatinamente el enfoque de lo prescriptivo a lo preventivo. En consecuencia, los pacientes podrían vivir de manera más saludable y durante más tiempo. Incluso, las aseguradoras podrían reducir los extras para los afiliados que elijan la monitorización en tiempo real. Así, disminuye la frecuencia de consultas médicas e ingresos en hospitales y clínicas.

Por otra parte, los dispositivos de Internet de las Cosas Médicas en centros de atención sanitaria -como los sistemas avanzados de diagnóstico y los asistentes quirúrgicos robóticos– continuarán mejorando sus capacidades y adquiriendo más funcionalidades. De esta manera, quienes requieran atención médica en persona obtendrán diagnósticos más fiables y tendrán una recuperación más breve.

Sin embargo, tales beneficios dependerán de varios factores. Entre estos, mayores avances en la potencia de cálculo, la expansión de tecnologías de telecomunicación (5G y 6G), así como la miniaturización de diversos dispositivos.

Inrobics contribuye al avance del IoMT

En Inrobics, hacemos un aporte significativo al desarrollo del Internet de las Cosas Médicas, con nuestro modelo de rehabilitación mediante IA y robots sociales, el cual ayuda a personas con limitaciones funcionales o neurológicas a mejorar su calidad de vida. Desde luego, el incremento en la frecuencia de las sesiones mejora el progreso en el tratamiento del paciente. En paralelo, nuestra app permite programar al robot, al igual que monitorizar y medir objetivamente el grado de movimiento de las articulaciones del paciente. En efecto, nuestra plataforma es un ejemplo de avance en IoMT.