info@inrobics.com
terapia robótica

En los últimos años, los avances en la tecnología robótica han revolucionado diversos campos, incluyendo el cuidado de la salud. La terapia robótica, también conocida como rehabilitación robótica, ha surgido como una poderosa herramienta para mejorar la calidad de vida de las personas que sufren de lesiones o trastornos neuromusculares.

Como veremos más adelante, las innovaciones en la robótica fundamentada en conocimientos neurofisiológicos y clínicos está proporcionando resultados alentadores en el ámbito sanitario. Los robots de rehabilitación ofrecen apoyo físico y psicológico a los pacientes en su proceso de recuperación. Diversas investigaciones reportan una participación más entusiasta de los pacientes gracias al empleo de juegos atractivos e interacción social asistida por tecnología.

¿Qué es la terapia robótica?

El concepto de terapia robótica consiste en el uso de robots y dispositivos robóticos en el proceso de rehabilitación física y neurológica. Estas unidades están diseñadas para asistir y complementar la terapia convencional realizada por fisioterapeutas u otros profesionales de la salud. Su objetivo es ayudar a los pacientes a recuperar o mejorar sus habilidades motoras, funcionales y cognitivas, mediante la ejecución de ejercicios específicos y repetitivos.

En este sentido, el tipo de terapia que nos ocupa abarca una amplia gama de dispositivos de entrenamiento enfocados en ejercitar las funciones corporales perdidas como consecuencia de acontecimientos neurológicos o traumáticos. Asimismo, los robots ayudan a los terapeutas rehabilitadores a suministrar un entrenamiento más accesible, coherente y eficiente. En paralelo, también recopilan datos valiosos que son críticos para la evaluación del progreso de recuperación de los pacientes.

Para hacer un poco de historia, el desarrollo de la rehabilitación robótica tiene su origen en una patente presentada por Theodor Büdingen en 1910. Mediante la misma, registró un «aparato para curar el movimiento», un artefacto accionado por un motor eléctrico que guía y apoya los movimientos de los pasos en pacientes con cardiopatías. No obstante, hubo que esperar hasta 1994 para que un robot de rehabilitación fuera probado clínicamente. El referido dispositivo fue el MIT-MANUS, desarrollado desde 1989 en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

Posibilidades de la terapia robótica

La terapia robótica ofrece una serie de posibilidades y beneficios que pueden complementar y potenciar los métodos de rehabilitación convencionales. Algunas de estas posibilidades incluyen:

  • Personalización y adaptabilidad. Los robots terapéuticos pueden ser programados y ajustados para adaptarse a las necesidades y capacidades individuales de cada paciente. Esto permite una terapia personalizada y específica, que se ajusta a su nivel de habilidad y progreso a lo largo del tiempo. Los robots también pueden proporcionar retroalimentación en tiempo real, lo que ayuda a los pacientes a corregir y mejorar su técnica.
  • Mayor intensidad y repetición. Uno de los factores clave en la rehabilitación exitosa es la repetición de movimientos y ejercicios. Sin embargo, la terapia manual tradicional puede verse limitada por la fatiga del terapeuta y las restricciones de tiempo. Los robots terapéuticos pueden realizar movimientos repetitivos de manera precisa y constante, lo que permite una mayor intensidad en la terapia y un mayor número de repeticiones, favoreciendo la plasticidad cerebral y la recuperación funcional.
  • Registro y análisis de datos. Más aún, los robots terapéuticos pueden registrar datos detallados sobre el rendimiento del paciente durante las sesiones de terapia. Estos datos pueden incluir la fuerza, el rango de movimiento y la precisión de los movimientos realizados. La información recopilada se puede utilizar para evaluar el progreso del paciente, identificar áreas de mejora y ajustar el plan de rehabilitación en consecuencia.
  • Motivación y compromiso. La terapia robótica puede ser más atractiva y motivadora para los pacientes, especialmente para aquellos que pueden sentirse desanimados o frustrados por los desafíos de la rehabilitación. Los juegos interactivos y las interfaces visuales utilizados en los robots terapéuticos pueden hacer que el proceso de rehabilitación sea más divertido y atractivo. Hasta el aspecto y desempeño del robot fomentan la participación activa y el compromiso a largo plazo.

Ventajas de la terapia robótica

En concreto, podemos resumir los beneficios de la terapia robótica en:

  • Precisión y control. Los robots terapéuticos están diseñados para realizar movimientos precisos y controlados. Esto permite una terapia altamente específica y dirigida a áreas del cuerpo o funciones motoras particulares. La precisión del robot puede ser especialmente beneficiosa en casos donde se requiere una rehabilitación muy focalizada, como en la recuperación de movimientos finos en lesiones cerebrales o neuromusculares.
  • Seguridad y reducción de riesgos. La terapia robótica proporciona un entorno controlado y seguro para los pacientes. Los robots están equipados con sensores y mecanismos de seguridad para prevenir lesiones y adaptarse a las necesidades individuales del paciente. Además, la asistencia del robot durante los ejercicios reduce el riesgo de movimientos incorrectos o sobre exigencia, minimizando el riesgo de recaídas o lesiones adicionales.
  • Acceso y disponibilidad. Ciertamente, la terapia robótica puede superar las barreras de acceso geográfico y temporal. El diseño de algunos robots terapéuticos permite un uso doméstico, lo que brinda la posibilidad de realizar ejercicios de rehabilitación en el hogar. Esta facilidad es especialmente beneficiosa para quienes viven en áreas remotas o tienen dificultades para desplazarse a centros de rehabilitación.
  • Complemento a la terapia tradicional. En realidad, el desarrollo de robots terapéuticos no pretende reemplazar a los profesionales de la salud, sino complementar y agilizar su trabajo. Por ejemplo, la rehabilitación convencional de las extremidades inferiores y superiores exige al fisioterapeuta invertir mucho tiempo y esfuerzo físico. En cambio, el empleo de dispositivos robóticos facilita un entrenamiento repetitivo, intensivo y específico de los ejercicios, mientras alivia potencialmente la carga de los terapeutas. Incluso, los robots terapéuticos son herramientas auxiliares en el proceso de rehabilitación, lo que permite al especialista enfocarse en tareas más complejas y personalizadas. En paralelo, el robot se encarga de los ejercicios repetitivos y rutinarios.

Características de la rehabilitación robótica

Para resumir, la gran cantidad de desarrollos tecnológicos centrados en la terapia robótica han permitido que esta siga adquiriendo cada vez más características. Dependiendo de sus propósitos, podemos mencionar entre estos atributos:

  • Interacción multimodal. Los robots terapéuticos utilizan una variedad de interfaces y modalidades de interacción, incluyendo pantallas táctiles, sensores de movimiento y dispositivos hápticos. Estas funcionalidades permiten una interacción más natural y adaptada a las necesidades del paciente, brindando retroalimentación en tiempo real y ajustando la terapia según la respuesta del paciente.
  • Adaptabilidad y personalización. En efecto, los robots terapéuticos pueden adaptarse a las necesidades y capacidades de cada paciente. Mediante la programación y el ajuste de parámetros, los robots pueden proporcionar una terapia personalizada y evolutiva, adaptando la dificultad de los ejercicios según el progreso del paciente. Esta adaptabilidad es fundamental para optimizar los resultados de la rehabilitación.
  • Monitorización y registro de datos. Como hemos dicho, los robots terapéuticos registran datos precisos sobre el rendimiento del paciente durante las sesiones de rehabilitación. Los datos recabados fundamentan evaluaciones objetivas del rendimiento y documentan el cumplimiento y el progreso. Además, promueven la terapia basada en datos, mediante inteligencia artificial (IA). Por si fuera poco, la realidad virtual (RV), en combinación con la háptica, proporciona a los terapeutas opciones de tratamiento personalizables en entornos seguros.

En Inrobics contribuimos a la evolución de la rehabilitación con robots

En el futuro, se espera que la rehabilitación robótica continúe evolucionando y expandiéndose a nuevas áreas de aplicación. Los avances en inteligencia artificial y robótica permitirán desarrollar robots aún más sofisticados y adaptados a las necesidades individuales de cada paciente. Además, la tele-rehabilitación y el uso de tecnologías de comunicación podrán abrir nuevas posibilidades para la terapia robótica a distancia.

En Inrobics, estamos haciendo un aporte a este progreso, mediante la mejora continua de nuestro innovador modelo de rehabilitación con IA y robots sociales. El mismo está ayudando a personas con limitaciones funcionales o neurológicas a mejorar significativamente su calidad de vida. Prueba de ello es lo que hemos logrado con nuestra plataforma apoyada en el robot social Robic, modelo Nao, un software y una app de desarrollo propios. Gracias a esta, es factible realizar sesiones totalmente adaptadas a las condiciones físicas y cognitivas de la persona. Mejor aún, el robot es capaz de reconocer a la persona y crear narrativas basadas en sus preferencias.

¡Contáctanos y conoce cómo nuestra terapia robótica personalizada puede ayudar a niños y adultos que la requieran!